Friday, April 16, 2021
ugena.eu


Científica de la UAQ aporta estudios y asegura que vale la pena investigar el dióxido de cloro para tratar el COVID19

Katerina Acevedo-Whitehouse es Coordinadora del Doctorado de Ciencias Biológicas de laa Facultad de Ciencias Naturales, perteneciente a la Universidad Autónoma…

Ayúdame a divulgar, comparte en tus redes...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on VK
VK
Email this to someone
email
By petit naïf , in CDS Méjico , at julio 11, 2020 Etiquetas:

Katerina Acevedo-Whitehouse es Coordinadora del Doctorado de Ciencias Biológicas de laa Facultad de Ciencias Naturales, perteneciente a la Universidad Autónoma de Querétaro (Méjico). Además, dirige el Laboratorio de Ecoinmunología y Fisiología de la Conservación desde donde investigan la variación de las respuestas inmunes y otros procesos fisiológicos en términos de los componentes genéticos, moleculares, ontogenéticos, conductuales y ecológicos en poblaciones silvestres de vertebrados, y busca determinar de qué manera pueden ser impactadas estas respuestas en el contexto del cambio ambiental global.

En su faceta investigadora dispone de multitud de estudios científicos publicados y participa en más de 50 proyectos, sobre plasticidad inmune, la  epidemiología molecular de las enfermedades en la vida silvestre y el cáncer en las especies en libertad. 

Todo ello hace de la doctora Acevedo-Whitehouse un referente y una opinión autorizada a tener muy en cuenta.

A principios de julio fue entrevistada por el canal UAQ TV, donde aseguró que vale la pena investigar el dióxido de cloro como alternativa a las caras medicinas que se ofrecen para luchar contra el COVID-19.

Asegura que el dióxido de cloro es un tema controversial y que levanta pasiones, pero a la vista de las evidencias no se puede ignorar porque está propuesto como una alternativa contra el COVID-19

Fuera de toda duda, sobre el dióxido de cloro sí existe evidencia publicada de su aplicación en el cuerpo humano (pub. 1981). Por tanto, si hay publicaciones científicas al respecto.

Explica claramente porqué el ClO2 puede atacar al virus y no a las células humanas. Todo es cuestión de dosis indica, al igual que la nitroglicerina es un explosivo muy peligroso pero en cantidades muy ínfimas puede ayudar a tratar problemas cardiacos.

Muchos de los descubrimientos de la medicina, no tuvieron base científica si no emanaron de la observación de las personas y su experiencia. Por tanto, vale la pena analizar esta substancia, impatentable, simplemente por abrirse a la posibilidad de que esto fuera viable. Por tanto, hay muy poco que invertir y sí mucho que ganar.

Finalmente, indica que la universidad no puede quedar aparte porque la sociedad está exigiendo un tratamiento. El laboratorio que dirige iniciará pruebas clínicas, análisis de laboratorio experimentales para ver la toxicidad y la letalidad contra el virus 

Sin miedo a causar daños a las personas porque no hay artículos sobre toxicidad del dióxido de cloro, tan sólo se reducen a dos casos, uno de ellos un intento de suicidio y con uno de sus precursores (el clorito de sodio) que nada tenía que ver con el dióxido…

No fue capaz de encontrar la información a la que alude a la FDA para desacreditar la substancia, que en muchos casos, confunde con otra distinta. Por tanto, llama la atención a sus compañeros de la comunidad científica para que antes de desacreditar una posible solución, recuerden que la función de un científico es preguntar, revisar, probar…  

Existe evidencia científica de que el dióxido de cloro puede ser una alternativa para tratar el COVID-19, concluye.

Ayúdame a divulgar, comparte en tus redes...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on VK
VK
Email this to someone
email

Comments