Wednesday, March 3, 2021
ugena.eu


Hogares Seguros con Dióxido de Cloro y Feliz Navidad

El dióxido de cloro es el mejor virucida para desinfectar ambientes. Muchos estudios científicos y médicos así lo acreditan. Estas navidades podremos reunirnos con nuestros seres queridos, ¡ojo!, los que finalmente nos permitan, sin miedo pero con precaución gracias a este sencillo consejo.

Ayúdame a divulgar, comparte en tus redes...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on VK
VK
Email this to someone
email
By petit naïf , in CDS , at diciembre 13, 2020

El dióxido de cloro es la solución para la higienizar ambientes

Se acercan las navidades y las reuniones familiares, a buen seguro, estás van a ser muy especiales y un poco raras

Dado que dicen las televisiones y radios, que tal vez, nos convirtamos en delincuentes «contagiosos» si nos reunimos más de 6 ó 10 personas…, me gustaría compartir contigo un consejo que podría higienizar los ambientes cargados que se pudieran generar en nuestras casas, oficinas, locales, etc…

Porque abrir las ventanas como proponen en Diciembre, con temperaturas bajo cero y al precio que cuesta calentar la casa.., estará bien, pero habrá algo más ¿no?…

Algunos estamos muy tranquilos permaneciendo callados y perplejos ante las divagaciones diarias de los que mandan. Sin embargo, sé que muchos amigos, vecinos y familiares lo están pasando realmente mal y, están súper aterrorizados por contagiar o contagiarse en esas noches. Pensando en ellos he decidido a hacer este post contando un secretito 😉

 

No tengas miedo, sólo sé precavido.

Seamos 6, 10 ó los que permitan en la reunión navideña, podemos tomar medidas para reducir el riesgo de contagio por aerosoles. Invirtiendo poco dinero verás, si te convence, que la propuesta es muy sencilla y la puedes hacer tú mismo.

¿Dónde está el virus?

Según indica el Ministerio de Sanidad, el virus también utiliza como vehículo las gotas y aerosoles ambientales. O sea que el «bicho» viaja suspendido en el aire para contagiarnos.

comunicado-ministerio-sanidad (1)

Pues bien, vamos a utilizar su mismo vehículo para acabar con él.

Para ello utilizaremos los nebulizadores, humidificadores, etc., que empleamos para aromatizar nuestras casas, oficinas, tiendas, salas de espera… 

Una solución muy sencilla, un simple: El nebulizador, humidificador, etc…

nebulizador de aromas

Recuerda que un nebulizador tiene un dispositivo atomizador piezoeléctrico que puede convertir una gota de agua hasta en 40.000 microgotas.  

¡Vamos! gotitas más pequeñas que la niebla, como si fuera una especie de «humo seco», que no empapa, no mancha.

Como sabes, basta poner un par de gotas en el nebulizador para que el aroma de la esencia inunde toda la estancia.  ¿Verdad? Pues, olvídate de perfumar, lo usaremos para higienizar el ambiente intentando reducir la carga viral. Al igual que el aroma, las microgotas alcanzarán todos los rincones mezclándose con el resto de aerosoles en suspensión.

y en lugar de esencia,

¿Qué añadiremos al nebulizador?

El mejor virucida. Añadiremos al agua dióxido de cloro.

Cómo no, dióxido de cloro. El mejor bactericida, fungicida y virucida que conocemos desde hace más de 100 años y el único, inocuo para nosotros. Es tan seguro, que lo bebemos a diario en el agua del Canal YII.

El dióxido de cloro es un gas que no genera residuos tóxicos, THM, amonios cuaternarios, ni componentes clorados, que pueden ser cancerígenos. Esos por ejemplo, sí los genera la lejía o lavandina con la que fumigaban las calles para desinfectarlas.

¡Pobres operarios! Teniendo dióxido de cloro, siguen utilizando el hipoclorito sódico (la lejía o lavandina) ¿Dónde quedó el progreso en la desinfección?…

Como puedes comprobar en el siguiente video, el Ingeniero Químico Federico Arrighi, comparte en una de las conferencias de Comusav Argentina, todo los fundamentos teórico-técnicos que sustenta la técnica de la sanitización o higienización de ambientes y otras superficies con dióxido de cloro.  

Además, nos deja establecida la dosificación que precisamos: 30 ml de CDS a 3.000 ppm por litro de agua. Esta, dará como producto a emplear una mezcla muy conservadora y segura.

Nota: Si eres dentista, no te pierdas la exposición de Federico, hay consejos también para tu seguridad.

Con lo cual, ya sabes que debes añadir al nebulizador:

Emplearemos agua con ClO2 a 90 ppm. 

Y por cierto, ten en cuenta estos consejos:

  • Emplea agua fría
  • Después de rellenar, la mezcla sobrante guárdala rápido en la nevera.
  • Si puedes, añade un cubito de hielo dentro del nebulizador. Como sabes a partir de 11º C el gas comienza a evaporarse, así conseguirás que el gas no se separe del agua y quede confinado dentro de las microgotas. 
  • Cuando haya estado parado algún tiempo, si queda, tira el agua anterior. Si en la mezcla no hay un color ligeramente amarillo, ya no hay gas, se evaporó.
  • Coloca el nebulizador alejado de luz solar directa, recuerda que los rayos UV desnaturalizan la molécula.
  • Si la sala es grande pon alguno más, no te preocupes, no huele a nada y tampoco vas a irritarte, como decía Federico, estamos muy por debajo de la dosificación que emplean profesionalmente (200-400 ppm).
  • Si quieres aromatizar el ambiente, usa otro aparato. No mezcles aceites con el dióxido de cloro. Desconozco que reacción pueden tener ambos. Así que, zapatero a tus zapatos…

Más evidencias científicas, el dióxido de cloro acaba con los virus y no es tóxico.

Hay numerosos estudios científicos donde se confirma la efectividad del dióxido de cloro contra los virus «volantes». Si estás interesado, aquí te dejo algunos que puedes buscar por internet para que los examines de primera mano.

Básicamente demuestran que con concentraciones muy pequeñas el dióxido de cloro inactiva el 99,9% de los virus en pocos segundos. Y más importante, sin hacernos daño a nosotros.

             

Para los nuevos en la materia, os recuerdo que tenéis un estudio del Dr. Ingeniero Pablo Campra, de la universidad de Almeria, donde establece, en base a diversos estudios científicos, los niveles tóxicos de la molécula ingerida.

Y digo ingerida, porque a las dosificaciones que manejamos el CDS (dióxido de cloro en solución a 3.000 ppm) en botecitos de 250 ml., habría que ser muy torpe para intentar quemarse las fosas nasales aspirando el líquido. Vamos, si hueles el bote al destaparlo seguro que se te quitan las ganas de volver a olerlo.

Bueno, me he pasado, vale… Si se te derrama el contenido del CDS puro al piso, ya sabes, abre ventanas y ventila, en un rato no abra nada del gas.

¿Aún no estás convencido?

Médicos de Comusav emplean el Protocolo H con CDS de salas COVID.

Además de la teoría, los médicos de la Comusav lo llevan a la práctica con buen resultado. Como nos cuentan la doctora Patricia Callisperis y el doctor Eduardo Martínez, la dispersión del gas no sólo les protege del contagio, si no que reduce la carga viral en las salas donde se tratan a los pacientes de COVID-19, consiguiendo que mejoren antes.

Créeme, si tomas las medidas adecuadas y complementas con esto, no tienes excusa para no reunirte con tu familia en Navidad.

¡Ojo! los que nos permitan. Seamos responsables. Esto es sólo un consejo que procede del estudio, la observación y la intuición. Nada más, no hay garantía. En un futuro próximo, seguro que habrá laboratorios y empresarios que desarrollen sistemas domésticos basados en el dióxido de cloro con verdaderas garantías. Mientras, sabemos que nos estamos adelantando a ellos, pero no perdamos la cabeza…

Y si es tan bueno, ¿Por qué no lo recomiendan las autoridades y los medios de comunicación?

¿Te acabas de caer de un guindo…?

Si esperamos a que alguien se preocupe por comprobar todo lo que aquí te acabo de contar, siéntate que va para rato… 

Todo lo relacionado con el dióxido de cloro es tabú, no se puede mencionar en los medios de comunicación, ni directa ni indirectamente. De hecho, ¿Te has dado cuenta de la poca publicidad que se le dio al invento de los arcos de higienización de Madrid? 

Como decían los doctores de Comusav, ellos no se contagiaban y además, mejoraban los pacientes. ¿No te parece motivo suficiente para que lo investigarán? Pues, no. No lo investigan y es más, impiden que otros lo hagan poniendo todas las trabas posibles…

Por cierto, ahí va un mensaje en una botella:

Me gustaría ver a Iker Jiménez o a sus «expertos del miedo«, dedicar una décima parte del tiempo a esta solución CONTRASTADA, que el que han dedicado a los filtros HEPA…

Pablo fuente

Nada más, espero haberos sido de utilidad y no me queda más que desearos 

FELIZ NAVIDAD 

Y QUE ¡DIOS OS BENDIGA!

Ayúdame a divulgar, comparte en tus redes...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Share on VK
VK
Email this to someone
email

Comments


  • Muchas gracias por toda esta información! Yo uso el CDS desde hace unos 8 años y me va de cine! Empecé para uso tópico: granitos, acné, quemaduras (va genial) heridas de mi mascota (no veas cómo se quedaba quietito mi gato cuando le curaba con CDS) y para el inicio de mis catarros, sinusitis (con cuentagotas por la nariz) siguiendo las proporciones de Andreas Kalcker…. y ingiriendo cuando empezaba con sintomas de catarros…. fiebre…. ah! Y para verrugas, manchas en la piel… eso si, tienes que se constante unos dias….

    Yo me lo fabrico desde la sal (que hago yo la dilucion en base a los libros de Andreas) y el HCl que compro ambos a proveedores de laboratorios…. (soy bióloga y trabajé en laboratorio)
    Con cierta precaución basica y siguiendo los libros de A. kalcker, cualquiera puede hacerselo. (Importante trabajar bajo campana extractora de la cocina y dejara que reacciones en el balccón, al aire libre. Evitar meter la nariz (como bien sabe cualquier persona que haya trabajado en un laboratorio) Recomiendo comprender (con los libros de Andreas) lo que tienes entre manos ( una sal y un acido) y respetar las proporciones.

Deja una respuesta


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *